La complejidad del amor

amor complejo

El amor es una decisión. Dos personas que pueden vivir perfectamente bien solas, eligen juntar sus vidas porque de esa manera son más felices. Porque se comprenden y complementan, porque comparten metas, porque se respetan y quieren ayudarse mutuamente en el lento camino de sentirse plenas.

La ilusión del amor romántico dura hasta que los problemas a lo largo del tiempo nos obligan a pisar tierra, hasta que los motivos se vuelven obligaciones y las obligaciones se convierten en fastidios. Por eso siempre es saludable recordar que al ser voluntaria la permanencia de alguien a nuestro lado, lo más inteligente es alimentar diariamente ese amor para que no se consuma. Alimentarlo de ambas partes, porque ser ‘pareja’ significa pensar de a dos, en el bienestar mutuo, sin esperar retribución alguna. Con la esperanza inflada se desarrollan las temidas frustraciones que se consolidan cuando algo que esperas nunca llega o llega a destiempo.

El amor descuidado caduca inevitablemente y terminas extrañando tu proyección al lado de otra persona, no a la persona misma. Le das demasiado valor al “extraño lo que soy cuando estoy contigo” o “extraño los planes que tenía para ambos”, olvidándote convenientemente que naciste como un ser individual. Si tu relación llega a este punto crítico, es necesario tomar una decisión definitiva: nace de ti la voluntad de hacer un cambio o te das cuenta de que arar sobre el mar ha dejado de tener sentido. Ahora,  debes ser consciente también de que tú puedes sentir una profunda y sincera necesidad de reformular tu vida, pero eso no significa que tu pareja llegue a valorarlo o esté dispuesta en ese mismo momento a realizar un cambio, lo cual es perfectamente válido.

Esa falta de sincronía emocional es otra reconocida asesina de sentimientos. Nadie dijo que sería fácil, ¿eh? Cada persona es un mundo y, en general, las relaciones humanas son muy complejas. Solo los que forman parte de una relación pueden comprender las razones que los separan o que los mantienen unidos, por lo tanto, lo que opine el resto carece de valor. La decisión final la tenemos cada uno de nosotros. También las respuestas, que aguardan a ser descubiertas sin prisa.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: