Archivos Mensuales: marzo 2018

El porqué de mis tatuajes

Empecé a escribir este post en el 2013. Desde esa fecha, mi vida ha sufrido y gozado muchos cambios. Llegué a este borrador de casualidad y en el momento perfecto para terminar el trabajo iniciado. Ojalá lo hubiera publicado antes, he tenido que actualizar muchos párrafos con proyecciones y ambiciones que fueron quedándose en el camino. Ha sido un trabajo a ratos doloroso, sin embargo, hoy encontré la fortaleza para terminarlo y fue sumamente catártico. Este es uno de los textos más personales que he publicado, que sirva para que las personas antitatuajes conozcan el otro lado de la moneda y aprendan a respetar que cada uno es libre de decorar su cuerpo como mejor le plazca.

mis-tatuajes

Cuzco, diciembre 2016. Foto: Livushé Acuña

Lo pensé la noche que volví a casa con un tatuaje nuevo. Traté de reflejarme en el espejo del ropero pero mi visión era limitada. Por un lado veía aves y por el otro un diente de león pero no lograba ver la composición unida.

Quería hacerme un nuevo tatuaje a pesar de haber pasado poco tiempo desde que me hice el anterior. Busqué, guardé, volví a buscar diseños y ninguno me pareció suficientemente bueno. Me reí imaginando que tal vez en un tiempo ni los que ya me había hecho me parecerían buenos.

Años atrás expuse en la universidad sobre la discriminación potencial que sufrimos quienes optamos por adornar nuestro cuerpo con tatuajes y/o piercings. Hablé de historia, materiales, razones (ajenas y personales), experiencias y  riesgos. También sobre las oportunidades laborales que podríamos perder, la sangre que no nos permiten donar aún pasado el tiempo reglamentario, la posición de la iglesia y el nivel de aceptación según estratos y generaciones.

En esa exposición, de mi cosecha personal solo aporté que me tatuaba y me ponía piercings porque sentía que mi cuerpo era un lienzo, mi lienzo, y que tenía la libertad de ornamentarlo con el mismo afán con el que decoro mi dormitorio. Mentí.

Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dime lo que lees y te diré quién eres

¿Se han dado cuenta de cómo la gente esconde la tapa de los libros que lee?

Estoy en un bus rumbo a Máncora y la flaca que se sienta a mi lado dejó su libro un momento para responder el celular. Apenas se dio cuenta de que estaba con la portada hacia arriba, lo volteó.

En una situación tradicional, yo hubiera hecho lo mismo. El libro que estoy leyendo (y que acabo de dejar en mi regazo para escribir este post) tiene un significado muy personal. Pero esta no es una situación tradicional. Estoy sola en una ciudad desconocida siendo una época del año en la que siempre viajé acompañada, así que dejé la portada de mi libro hacia arriba.

Sigue leyendo

Etiquetado , ,
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: