Archivo de la etiqueta: amor

Cómo superar a tu ex para dummies

Foto: Livushé Acuña

Todos tenemos tiempos y procesos distintos, pero —en líneas generales— hay algunos puntos en común fácilmente identificables en todas las relaciones que terminan.

No existen fórmulas correctas ni infalibles. Este post fue concebido para ayudarte a identificar las etapas de una ruptura y abrazar el proceso manteniéndote positivo/a. Aplicable en cualquier relación “adulta” que haya llegado a su fin.

Se fue todo a la mierda, ¿y ahora?

  • Tírate al piso, llora, patalea, maldice al universo, a tu ex, el día que se conocieron.
  • Niégalo todo. Al mundo entero pero, sobre todo, a ti mismo/a. Jura que todo va a estar bien, que es una etapa complicada pero que lo van a superar porque el amor todo lo puede.
  • Regálate la oportunidad de vivir. En cristino: sal a cagarla. Durante mucho tiempo has estado viviendo en tensión, en duelo; soportando dramas y discusiones en círculo de esos que nunca se resuelven porque los dos tienen la razón. Yo me enfermé de los nervios, sufría de jaquecas y hasta empecé a enfermarme del estómago. Es normal querer salir a recuperar tu individualidad, a recordar quien eras antes de ser “la pareja de”. En esta etapa, aceptar una salida puede ayudarte incluso a recuperar la confianza. Ojo, no uses a nadie. Sé siempre claro/a sobre tus intenciones y tu estado emocional.
  • Aíslate del mundo. Después de tener ganas de cargarla se te bajan un poco las pilas. Aléjate todo el tiempo que necesites, no pasa nada si no te apareces en algunos cumpleaños. La gente que te quiere entenderá que necesitas tu espacio.
  • Acércate a quienes puedan darte una mano, esa gente imparcial que nació con el super poder de dar buenos consejos aunque no sepan aplicarlos en sus propias vidas. También es muy valiosa la compañía silenciosa.
  • Amplía tu círculo social. Hablar con gente nueva te ayuda a regular el tono de algunos temas difíciles de abordar. Además, te mantiene ocupado/a y en constante aprendizaje.
  • Sigue leyendo
Anuncios
Etiquetado , ,

El porqué de mis tatuajes

Empecé a escribir este post en el 2013. Desde esa fecha, mi vida ha sufrido y gozado muchos cambios. Llegué a este borrador de casualidad y en el momento perfecto para terminar el trabajo iniciado. Ojalá lo hubiera publicado antes, he tenido que actualizar muchos párrafos con proyecciones y ambiciones que fueron quedándose en el camino. Ha sido un trabajo a ratos doloroso, sin embargo, hoy encontré la fortaleza para terminarlo y fue sumamente catártico. Este es uno de los textos más personales que he publicado, que sirva para que las personas antitatuajes conozcan el otro lado de la moneda y aprendan a respetar que cada uno es libre de decorar su cuerpo como mejor le plazca.

mis-tatuajes

Cuzco, diciembre 2016. Foto: Livushé Acuña

Lo pensé la noche que volví a casa con un tatuaje nuevo. Traté de reflejarme en el espejo del ropero pero mi visión era limitada. Por un lado veía aves y por el otro un diente de león pero no lograba ver la composición unida.

Quería hacerme un nuevo tatuaje a pesar de haber pasado poco tiempo desde que me hice el anterior. Busqué, guardé, volví a buscar diseños y ninguno me pareció suficientemente bueno. Me reí imaginando que tal vez en un tiempo ni los que ya me había hecho me parecerían buenos.

Años atrás expuse en la universidad sobre la discriminación potencial que sufrimos quienes optamos por adornar nuestro cuerpo con tatuajes y/o piercings. Hablé de historia, materiales, razones (ajenas y personales), experiencias y  riesgos. También sobre las oportunidades laborales que podríamos perder, la sangre que no nos permiten donar aún pasado el tiempo reglamentario, la posición de la iglesia y el nivel de aceptación según estratos y generaciones.

En esa exposición, de mi cosecha personal solo aporté que me tatuaba y me ponía piercings porque sentía que mi cuerpo era un lienzo, mi lienzo, y que tenía la libertad de ornamentarlo con el mismo afán con el que decoro mi dormitorio. Mentí.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Soy amor. Doy amor.

soy-amor

Foto y lema: Lita Páucar

Ella se fue a vivir a Cusco. Freelea para sustentar sus gastos, pero llena su corazón con un taller altruista dedicado a niñas madres.

Ella es periodista como yo. Con su taller quería lograr que las niñas abrieran su corazón a través de la escritura. La realidad la golpeó.

Muchas de las niñas no han acabado primaria, escribir no era la mejor manera de llegar a ellas. Pensó entonces de qué manera podía conectarlas.

Empezó a estudiar logoterapia y tituló a su taller “Expresión libre”, combinando distintas actividades de autoconocimiento. De esa manera podrá identificar la ayuda que cada una necesita.

Le incomoda la burocracia para conseguir herramientas, así que utilizó sus recursos para comprar los útiles que las niñas necesitan. Hizo mucho más que eso.

En poco tiempo, las niñas le agarraron cariño. La reconocen como guía y la admiran. Saben que ella quiere ayudarlas y se lo agradecen con sinceros abrazos.

Ella quiere ayudarlas así como antes la han ayudado a ella. Se ha dado cuenta de que, al hacerlo, su corazón está más colmado de amor que nunca.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , ,

Camino a casa

La flaca estaba profundamente dormida, hasta babeaba creo. Veinte años a lo mucho. Su cabeza, apoyada en la ventana de la couster, rebotaba en cada bache y temblaba al compás del motor. Su enamorado la tenía abrazada y la miraba de rato en rato, embobado él. Cuando notó que la chica podía hacerse daño, trató sin éxito de acurrucarla contra su hombro. Duro el sueño de la flaca. El pata estiró su brazo derecho y acomodó su mano entre el vidrio y el cachete de su amada. Incomodísimo la seguía mirando con cara de cojudo, velando su sueño. Media hora en ese plan, pobre brazo. Me bajé del carro y dejé al chico en la misma posición, de todas maneras adormecido. 

Eso es amor, csm.
Etiquetado , ,

La complejidad del amor

amor complejo

El amor es una decisión. Dos personas que pueden vivir perfectamente bien solas, eligen juntar sus vidas porque de esa manera son más felices. Porque se comprenden y complementan, porque comparten metas, porque se respetan y quieren ayudarse mutuamente en el lento camino de sentirse plenas.

La ilusión del amor romántico dura hasta que los problemas cotidianos nos obligan a pisar tierra, hasta que los motivos se vuelven obligaciones y las obligaciones se convierten en fastidios. Por eso siempre es saludable recordar que, al ser voluntaria la permanencia de alguien a nuestro lado, lo más inteligente es alimentar diariamente ese amor para que no se consuma. Alimentarlo de ambas partes, porque ser ‘pareja’ significa pensar de a dos, en el bienestar mutuo, sin esperar retribución alguna. Con la esperanza inflada se desarrollan las temidas frustraciones que se consolidan cuando algo que esperas nunca llega o llega a destiempo.

Sigue leyendo

Etiquetado
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: