Archivo de la etiqueta: blogger

Me han dedicado un post

68294_487371553727_4581943_n

“El gallinero”, UJBM.

Fue escrito a inicios del 2017 pero recién vio la luz hace un par de días. Enterarme de su existencia ha sido una situación extraña pero halagadora. El autor tuvo varias oportunidades de que nos presentaran a lo largo de los años universitarios que compartimos y también después de ellos, sin embargo, eligió mantenerse al margen y escribirme cartas que nunca envió. Le resulté intimidante según sus propias palabras.

Hace unos meses publiqué un post explicando la razón de cada uno de mis tatuajes. Expuse que retomar la escritura de esas líneas abandonadas durante varios años me resultó un tanto doloroso porque mi vida había dado muchos giros. Lo mismo me pasó inicialmente con el post que inspiré, cuyo contenido me recuerda desde el título mi situación de casada en proceso de separación.

Me pasan muy seguido estas cosas. Tengo un día emocionalmente estable y de pronto la vida estira su brazo peludo intentando jalarme hacia atrás desde los crespos fucsias. Lo bonito es que ese “atrás” cada vez me retiene menos. Miro con amor el aprendizaje del día y salto el muro casi de manera inmediata. Hasta hace poco miraba estas señales con nostalgia, me detenía a darles todas las vueltas posibles, buscaba incluso soluciones y tardaba días en decidir si ya era un buen momento para levantar la primera pierna o si todavía. Ahora siento que señales como esta vienen de un lugar lleno de amor y autoconocimiento. Han perdido el poder de generarme ansiedad.

Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , ,

“Si hay un lápiz en tu bolsillo, existe una buena posibilidad de que algún día te sientas tentado a usarlo”

Tenía que compartirlo.

Papel y lápiz, por favor“, por Alberto Salcedo Ramos

I: Me contó Jaime García Márquez que en cierta ocasión iba paseando en coche por el centro de Cartagena con su célebre hermano mayor. De pronto vieron a una mujer bella caminando por el andén. Gabo quiso decirle algo y por eso pidió que el coche se detuviera. Los dos hermanos descendieron raudamente del vehículo. Y entonces, ¡oh, sorpresa!: la mujer ya no se encontraba en el lugar en el cual la habían visto segundos antes. Intrigados, emprendieron un barrido meticuloso por la cuadra, convencidos de que tarde o temprano la hallarían. Pero sus esfuerzos fueron vanos.

A partir de aquel momento Gabo empezó a fantasear con el destino que pudo haber tenido la mujer. Su imaginación delirante tramaba numerosas conjeturas sobre la misteriosa desaparición. Cada vez que se encontraba con Jaime añadía nuevas teorías, nuevos desenlaces posibles. Así, las conversaciones sobre el tema se convertían en un divertimento maravilloso.

Un día sucedió el milagro: Jaime iba caminando por la misma calle del centro de Cartagena cuando vio a la mujer. Habló con ella, le pidió sus datos personales. En seguida buscó un teléfono para llamar a Gabo a su casa de México y darle la buena noticia. La respuesta que recibió desde el otro lado de la línea lo dejó de una sola pieza:

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , ,
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: