Archivo de la etiqueta: lecturas

Pequeños lectores en la #FilLima2016


Ayer fui por segunda vez a la Feria del Libro. Como era de mañana había mucha menos gente que en la primeta ocasión y pude ser testigo de tres hermosas experiencias con niños.

  • La primera en el stand de la editorial Planeta. Una pareja de esposos con su niña de aproximadamente 8 años estaban hojeando libros a mi lado. El papá abrió La palabra del mudo y le dijo a su hija “lee esta parte y me dices si te jala”. La niña cogió el libro, se sentó cómodamente en el piso y se quedó leyendo mientras la joven pareja seguía hojeando libros. A los cinco minutos la niña emocionada le dijo a los papás que la lectura la había jalado mucho y que si, por favor, le compraban el libro. La mamá respondió que solo si primero leía los otros que también había escogido. La niña asintió y se fueron felices a buscar un ejemplar sellado antes de pasar por caja.
  • La segunda fue en Planeta también, pero en el stand de saldos. La cola de la caja no tenía cuando avanzar porque una señora estaba llevando cuentos al por mayor. También habían en su lista cuadernos para colorear, libros musicales, rompecabezas y unos libros educativos que venían con cohetes inflables. Como eran 20 de cada uno, pensé que se los llevaba para revender, pero uno de los vendedores se me acercó para disculparse por la demora y me explicó que por tercer año la señora estaba comprando allí las sorpresas que regala a los amiguitos de su hijo cuando celebran su cumpleaños. Comprobé que era cierto hablando con la señora. El cumpleaños de su hijo es en dos semanas y ella sabe que los pequeños esperan emocionados el gran día ya que ella  es la única que les hace estos regalos tan didácticos. Que idea para más brillante.
  • La tercera experiencia la viví en Crisol. La pequeñita de la foto estaba eligiendo cuentos, ella solita. La mamá supervisaba desde atrás y le iba diciendo los títulos de cada libro que agarraba. Al final se decidió por uno de Pepa. Se lo entregó a su mamá y ambas se sentaron en el piso para darle una mirada. La mamá empezó a leer en voz alta. Tenía una voz linda y una entonación que emocionaba, como de profesora de jardín. Leyó mientras interactuaba con la niña. Era un cuento corto. Al final la mamá preguntó a su hija si le había gustado y ella respondió que sí, se paró con el cuento en la mano y se fue a hacer cola en la caja más cercana. Yo estaba con mi mamá, quien también me leía cuentos con esa misma entonación antes de dormir, entonación que practiqué durante mis primeros años de lectura en solitario y en voz alta. Retrocedí en el tiempo solo para agradecer y regresé a la realidad para seguir agradeciendo, esta vez a los padres de estos niños, jóvenes todos, quienes inculcando en sus hijos el hábito de la lectura nos están regalando a los adultos que razonarán mañana.


Para rematar la visita y como experiencia bonus encontré de oferta un libro Barbie edición 50 aniversario que me ha tenido embelesada todo el fin de semana y pude disfrutar de mi sobrinito identificando colores de crayolas para pintar en un cuadernillo salido también de la feria.

La vida ha sido buena conmigo.

Anuncios
Etiquetado , ,
A %d blogueros les gusta esto: