Archivo de la etiqueta: tatuajes

Me han dedicado un post

68294_487371553727_4581943_n

“El gallinero”, UJBM.

Fue escrito a inicios del 2017 pero recién vio la luz hace un par de días. Enterarme de su existencia ha sido una situación extraña pero halagadora. El autor tuvo varias oportunidades de que nos presentaran a lo largo de los años universitarios que compartimos y también después de ellos, sin embargo, eligió mantenerse al margen y escribirme cartas que nunca envió. Le resulté intimidante según sus propias palabras.

Hace unos meses publiqué un post explicando la razón de cada uno de mis tatuajes. Expuse que retomar la escritura de esas líneas abandonadas durante varios años me resultó un tanto doloroso porque mi vida había dado muchos giros. Lo mismo me pasó inicialmente con el post que inspiré, cuyo contenido me recuerda desde el título mi situación de casada en proceso de separación.

Me pasan muy seguido estas cosas. Tengo un día emocionalmente estable y de pronto la vida estira su brazo peludo intentando jalarme hacia atrás desde los crespos fucsias. Lo bonito es que ese “atrás” cada vez me retiene menos. Miro con amor el aprendizaje del día y salto el muro casi de manera inmediata. Hasta hace poco miraba estas señales con nostalgia, me detenía a darles todas las vueltas posibles, buscaba incluso soluciones y tardaba días en decidir si ya era un buen momento para levantar la primera pierna o si todavía. Ahora siento que señales como esta vienen de un lugar lleno de amor y autoconocimiento. Han perdido el poder de generarme ansiedad.

Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , ,

El porqué de mis tatuajes

Empecé a escribir este post en el 2013. Desde esa fecha, mi vida ha sufrido y gozado muchos cambios. Llegué a este borrador de casualidad y en el momento perfecto para terminar el trabajo iniciado. Ojalá lo hubiera publicado antes, he tenido que actualizar muchos párrafos con proyecciones y ambiciones que fueron quedándose en el camino. Ha sido un trabajo a ratos doloroso, sin embargo, hoy encontré la fortaleza para terminarlo y fue sumamente catártico. Este es uno de los textos más personales que he publicado, que sirva para que las personas antitatuajes conozcan el otro lado de la moneda y aprendan a respetar que cada uno es libre de decorar su cuerpo como mejor le plazca.

mis-tatuajes

Cuzco, diciembre 2016. Foto: Livushé Acuña

Lo pensé la noche que volví a casa con un tatuaje nuevo. Traté de reflejarme en el espejo del ropero pero mi visión era limitada. Por un lado veía aves y por el otro un diente de león pero no lograba ver la composición unida.

Quería hacerme un nuevo tatuaje a pesar de haber pasado poco tiempo desde que me hice el anterior. Busqué, guardé, volví a buscar diseños y ninguno me pareció suficientemente bueno. Me reí imaginando que tal vez en un tiempo ni los que ya me había hecho me parecerían buenos.

Años atrás expuse en la universidad sobre la discriminación potencial que sufrimos quienes optamos por adornar nuestro cuerpo con tatuajes y/o piercings. Hablé de historia, materiales, razones (ajenas y personales), experiencias y  riesgos. También sobre las oportunidades laborales que podríamos perder, la sangre que no nos permiten donar aún pasado el tiempo reglamentario, la posición de la iglesia y el nivel de aceptación según estratos y generaciones.

En esa exposición, de mi cosecha personal solo aporté que me tatuaba y me ponía piercings porque sentía que mi cuerpo era un lienzo, mi lienzo, y que tenía la libertad de ornamentarlo con el mismo afán con el que decoro mi dormitorio. Mentí.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: